miércoles, 29 de abril de 2009

Espresso Book Machine, un invento que cambiará la industria del libro


Si el 23 de Abril celebrábamos el día del libro, justo un día después me entero de que en Londres han presentado un nuevo invento que va a revolucionar el sector: la Espresso Book Machine, una especie de gran fotocopiadora que funciona a modo de “cajero automático” de libros.

Presentada en la librería Blackwell de Londres, esta máquina imprime y encuaderna un libro en menos de 10 minutos (unos 4 minutos para imprimir y otros 4 para encuadernar), por lo que dicen que podría ser el cambio más grande para el mundo del libro desde la invención de la imprenta por Gutenberg hace más de 500 años. La Espresso ofrece acceso a más de medio millón de libros, y la cifra se irá incrementando hasta el millón de títulos a finales de verano (lo que equivale a 37 kilómetros de estanterías o más de 50 librerías comprimidas en una sola). En estos momentos el catálogo de la Espresso sólo contempla libros cuyos derechos de autor ya han caducado, pero ya se está contactando con editoriales británicas para incluir obras con derechos de autor. Gracias a este extenso catálogo, cuando vayamos a una librería ya no tendremos que oír que el libro que buscamos está agotado o descatalogado.

Esta máquina (ideada por el editor estadounidense Jason Epstein) ha sido incluido entre los inventos del año de la revista Time, y sus defensores destacan que permitirá a las pequeñas librerías independientes competir con las grandes cadenas o tiendas on line como Amazon.

On Demand Books, las máquinas Espresso, han sido una de las sensaciones en la Feria del Libro de Londres, pero estas máquinas ya funcionaban en EEUU, Canadá, Australia e incluso en la Biblioteca Alejandrina de Egipto, pero la presentada en Londres es la primera instalada en una librería del Reino Unido. La máquina le ha costado a Blackwell 130.000 euros, pero sus responsables estiman que en un año la habrán amortizado. Durante estos primeros meses, van a ver cómo recibe el cliente la nueva herramienta para determinar el precio (se prevé que sea similar al de los libros tradicionales) y la demanda, para luego distribuir estas “impresoras” por toda su red de librerías en el Reino Unido (unas 60).

2 comentarios:

Delirando dijo...

pues había escuchado la noticia en la radio, y tengo mis serias dudas de que un aparato así tengo su hueco, o por lo menos que llege a tener la importancia de la imprenta de gutemberg :) ¿Con que calidad imprimira los libros? Con lo importante que es una buena elección tipográfica, y con todo lo que conlleva el diseño editorial, esto me suena a un fastfood de libros, así que ya podemos ir pensando en hacer un ... ¿lowread?

un saludo,

Delirando.

Raquel dijo...

Hola!
Yo creo que el mayor problema es que la máquina cuesta mucho, y para una librería independiente es un gasto muy alto. Lo de la calidad por lo que dicen es buena, eso sí, creo que el libro sale un poco pegajoso al principio...
Sobre todo me parece útil para libros descatalogados. A ver qué sucede. Gracias por leerme y participar con tus comentarios!
Un saludo,